A S F I X I A nace como una reflexión sobre la disfunción en los roles de género a los que da lugar el anacrónico heteropatriarcado. Un sistema socio-político que otorga la supremacía latente al género masculino y su consecuente heterosexualidad. En esta sociedad binaria, los roles normativos provocan el rechazo ante todo aquello que no acepte el binarismo de género como algo natural, que busca redefinirse para sobrevivir en una sociedad donde ya no tiene cabida. Este enfrentamiento provoca el rechazo y la discriminación que dan lugar a la plumofobia.

El fenómeno de la plumofobia trasciende (y antecede) a la homofobia, pues la supuesta libertad sexual no encuentra similitud social cuando hablamos de sexualidad. La naturaleza de la palabra es discriminatoria en sí misma y se propaga más allá del mundo heterosexual, siendo el colectivo gay uno de los mayores atacantes hacia los nuevos roles con sexualidades transversales no definidas.

El machismo latente en el que hemos sido educados provoca este auto-desprecio en hombres homosexuales, que viven su condición con libertad pero no aceptan su exclusión del sistema a pesar de no verse reflejados en un rol normativo.

Demuestran su masculinidad cumpliendo los estereotipos básicos del género y rechazando con odio todo aquello que implique su asociación con un colectivo no binario en un mundo que les aplaude y normaliza este comportamiento.

“Puedes ser gay o lesbiana, pero mejor que no se te note.”

Seres perdidos, buscando la redención de una sociedad disfuncional a la que no pertenecen. Jugando un papel. Asfixiados por el pecado, asfixiando todo lo que les delate como pecadores: el discriminado-discriminador.