Dirigida por Fernando Soto a partir de la adaptación de Rubén Tejerina, Trainspotting pone de nuevo en pie el espectáculo teatral de 1994 que hizo consciente a Welsh del poder de su novela como obra de culto. La obra, de gran actualidad mediática, también es una pieza de extrema contemporaneidad escénica. Hay todo un espectro social, desde la veintena hasta los cincuenta, sensible a ser impactado por el poder corrosivo de este texto sobre lo que se espera de nosotros. Sobre lo que nos atrapa y nos fulmina. Sobre lo que queremos hacer y lo que finalmente hacemos.

 

 

Proyecto realizado en equipo SOPA.